lunes, 19 de enero de 2009

REWIND


Mira que le he dado vueltas y más vueltas, y creo que ahora, después de mucho tiempo he decidido lo que quiero ser de mayor. Sí, ya sé que puede parecer un poco tarde para decidirlo, pero conozco a gente que se muere sin saberlo, así que… no es tan tarde como os puede parecer.


El caso es que ahora tengo la sensación de haber perdido el tiempo, porque tanto estudiar filología y tanto estudiar periodismo para acabar por no ejercer ninguna de las dos carreras.

Lo de filología no pintaba nada mal, profesor de lengua y literatura (¡¡guauuuuu!!), trabajar quince o veinte horas semanales, sólo por las mañanas y con un buen sueldo… ¿quién diría que no a un trabajo así? Pues yo ¿quién si no?


Lo de periodista… es menos tentador, tienes un horario mucho menos definido, cuantas más fiestas haya, más trabajo tienes y si eres de sucesos… puff, para qué quieres más, tienes que estar al pie del cañón las 24 horas al día, porque los accidentes y demás no van a esperar a que a ti te venga bien de hora. Estaría un poco feo decir: “no es que no me interesen los 15 muertos del accidente de tráfico, es que como es muy temprano, dile a los de las ambulancias que se esperen a que me duche y me afeite que enseguida voy”.


A cambio el periodismo te ofrece muchas otras cosas, por ejemplo, no es tan rutinario como otros trabajos, no llegas a un despacho a ver siempre a la misma gente, con el mismo trabajo por delante, ves a mucha gente, hablas con muchas personas… cada día es un mundo, hoy puedes estar cubriendo un accidente, mañana una rueda de prensa, y el mes siguiente ¿Quién sabe?


El caso es que esta mañana, mientras estaba en mi habitación escuchando música, he llegado a la conclusión de que cuando sea mayor, lo que realmente quiero es… volver a ser un niño. ¡¡¡Sí!!! Quiero cerrar los ojos, contar hasta diez y al volver a abrirlos haber perdido 20 o 25 años. Lo había pensado muchas veces y ahora sé que cambiaría sin lugar a dudas los años (muchos o pocos) que me quedaran por vivir por volver a revivir los años que han pasado.


Quiero descrecer, quiero deshacerme mayor, no me interesa seguir hacia delante, quiero rebobinar, pulsar el “stop”, después el “rewind” y finalmente darle a “start”, no puede ser tan difícil, ¿no? Si hay gente en el mundo que se congela para no morir nunca, y hay personas que son capaces de cambiarse el color de la piel… ¿por qué no puedo yo dar marcha atrás y empezar desde el principio?


Es cuestión de elecciones, y yo no quiero pasarme la vida eligiendo entre una novia rubia o morena, guapa o fea, gorda o delgada, en cambio prefiero volver a morderme las uñas por no saber qué elegir, si Phoskitos o Tigretones, un bocata de Nocilla o un Bollicao.


Se acabó lo de ahorrar para pagar la hipoteca, a partir de ahora quiero echar marcha atrás para ahorrar y comprarme las estampas de los Caballeros del Zodiaco. Tampoco quiero volver a jugarme la vida conduciendo un coche o una moto, prefiero seguir jugando con mi Scalextric, que es más seguro y más barato.


Además, echo de menos muchas cosas de antes, por eso quiero volver a vivirlas: el colegio, los amigos, las amigas, los viajes de estudios, los juegos, los juguetes, las Navidades con ilusión, la familia unida, no comerme la cabeza, no sentirme diferente, tener ganas de vivir… no sé, todas esas cosas que ya casi no recuerdo y que me gustaría revivir.


El caso es que ya lo he decidido, así que si a partir de ahora veis que no vuelvo por aquí es porque seré demasiado pequeño para coger un ordenador, conectarme a Blogger y subir mis comentarios, espero que lo entendáis.


P.D. La semana que viene estáis todos invitados a venir a mi casa a jugar con los Playmobil, además, mi madre nos hará para merendar unos sándwiches de Nocilla y podremos jugar a la Supernintendo hasta que nos salgan callos en los dedos.


P.P.D. Juanito, tú no puedes venir, ya no te ajunto hasta que no reconozcas que mi Leticia Sabater es la mejor presentadora infantil del mundo. Chincha rabiña.


Feliz Semana.

13 comentarios:

tetealca dijo...

Yo me apunto a esa fiesta, la verdad es que promete. Claro que siempre que yo también pueda rebobinar. Luego le daré a cámara lenta.
En serio, me parece un cuento fascinante.Enhorabuena.
Un abrazo.

Vivian dijo...

¡Precioso, y muy tierno! Este me ha gustado tanto como la carta a los Reyes Magos.
Eso sí, al Playmobil nooo,no, no...¡Quiero jugar al doctor! jajaja.
Besos

jordicine dijo...

Jolines!!! Yo leyendo, leyendo... cada vez más emocionado; y al final me dices que quieres ser niño. Ja ja ja. Pues nada, bienvenido al club. Yo soy niño-periodista... ¡y tengo horario fijo! De 6 de la mañana a una de la tarde... y findes libres!!! Un abrazo.

mar dijo...

Como me gusto este post...
Me puedo apuntar a la fiesta o no os juntais con las niñas????
Prometo llevar una bolsa de chuches con palotes, nubes,y algodon de azucar...
Un besito y una estrella.
Mar

Libelula dijo...

Yo me muero por el bocata de nocilla viendo los dibus a esa hora especial de dibus(no como ahora que los tienes a todas horas).

Y que sea sábado despues de comer y ver el Coche fantástico, y que sea sábdo por la tarde y ver 'V'

Snifffffff que recuerdos

Funcionario's blog dijo...

Puajjj, yo era de los de Sega Master System y Mega Drive (que al final hasta tuve una Mega CD).

Luego se me ha pasado. Como mi infancia fue traumática, pues yo no quiero volver; yo quiero seguir siendo adulto.

Sin embargo, siempre tenemos una parte de niño que no tenemos que olvidar. No olvides la tuya.

Como ya has visto la entrada de "Camino", ya sabes qué opino yo sobre qué significa ser niño.

Un placer leerte. Si viviese en Murcia, sin duda me pasaba por tu casa y me llevaba las canicas y los coyotes, y te pondría un casino (un coyote son 3 tiros).

Por cierto, gracias a tu post. Creo que mi infancia también tuvo algunas cosas buenas.

Susy dijo...

Fijate lo que es la perspectiva.A mi me parece que eres amuy joven como para desear ya ser un niño.
Sin embargo yo,a mis 42 años recien cumplidos no quiero volver a ser niñas ....pero no ,e importaria volver a tus 26 años,jajjajajajjajaj

mar dijo...

Gracias por tu apoyo a mi eclipse para el concurso.
Un besito y una estrella.
Mar

diego dijo...

Yo también rebobino y me voy para tu fiesta, Zol y así conozco a tus amigos blogueros. Además, me pilla cerca. Y como soy muy mayor, me llevo mi viejísimo cine "Nic", que seguramente no conoceréis, fue el antecesor del 8, del super 8 y del vídeo. Veréis como os gustan las películas y el sonido.

Díme a qué hora es la fiesta y a qué hora nos tienen que recoger nuestros papás.

Abrazote.

ZOLDAR dijo...

Al final vamos a ser bastantes para mi fiesta!!!! No sabía que tenía ese poder de convocatoria.

En fin, ya me diréis lo que vais a traer cada uno para que no coincidamos, jejejjee.

Libelula, no te preocupes que a ti te dejamos traer la Nocilla y a Diego el "Nic" ese.

Ves Funcionario's Blog como también hay cosas buenas aunque haya habido cosas malas...

En fin, gracias a todos por pasearos por este vuestro-nuestro blog y por dejar comentarios.

Besitos y abrazos

José Gil Llorca dijo...

Estimado Zoldar:
Tienes alma de poeta. Y tienes buenos sentimientos. Me parece que en el fondo lo que todos añoramos es la pureza y la inocencia de los niños, no la infantilidad o infantilismo. Yo te entiendo perfectamente, como pienso que la mayoría, porque de hecho, Jesús puso como condición para entrar en el Reino de los cielos hacerse como un niño. Y aunque tengamos veinte, treinta, cuarenta o setenta años, siempre podremos tener alma de niños si somos sensibles a los demás, si somos capaces de sorprendernos ante el espectáculo de la naturaleza y el amor y la ternura de quienes nos quieren.
Siento no poder acudir a tu fiesta, pero de buena gana lo haría.
Un fuerte abrazo.

ZOLDAR dijo...

Yo buenos sentimientos? qué va, si soy lo peor de lo peor, eso lo dice porque no me conoce, padrecito, porque si no... no lo diría.

Jejeje, bueno, aunque no venga a mi fiesta, me conformo con que nos mande a todos su bendición, aunque esté un poco lejos.

Gracias por venir por aquí.

1 abrazo

Opositora dijo...

Ya que presta en esta entrada, voy a compartir contigo algo que escribí una vez, porque yo, de mayor también quiero ser una niña...

SÍNDROME DE PETER PAN

Quiero tener ente 15 y 20 años menos y gobernar un mundo donde las espinacas tienen sabor a regaliz y el puré de patatas era un bol de chocolate líquido, donde los dientes de leche se caían y no importaba ir mellada, y el azúcar era nuestra droga más peligrosa, donde no te fastidiaba un grano en la cara ni tenias miedo a quedarte embarazada.

Quiero ser astronauta y descubrir la Luna para verla a diario y hablar con la hadita que en ella se mece todos los días, volar como un pájaro con los pies en la tierra y los brazos alzados, jugar al rol sin ser criticado o preguntar sin miedo a hacerme notar.

Quiero tener obligaciones como preocuparme por qué pintar en las paredes blancas de mi hogar o montar castillos de lego sobre el suelo o castillos de arena…en la arena, y jugar a carreras sobre patines o bicicletas con mi mejor amigo invisible que nunca miente aunque cuente historias incoherentes.

Quiero tener mil profesiones como policía o ladrón, indio o cowboy, como peluquera o cocinera, como asesina o agente secreta, bailarina o gimnasta rítmica, ser médico o ama de casa, o modelo con mi barrigota bien hermosa, ser cada cosa y todas a la vez , sólo porque así me da por hacer.

Quiero ser de goma para caerme por las escaleras o en la hierba, hacerme sangre y presumir de ella, adorar las cicatrices y contar aventuras inventadas y exageradas.

Quiero que me cuenten malos cuentos, malos cuentos de terror, para que mis ojos expectantes miren al narrador con horror y con cualquier ruido gritemos todos al unísono.

Quiero besar ranas con esperanza o pensar que la Bella Durmiente era Bella y sólo duerme, y que Blancanieves era superhéroe como yo porque las Brujas en nuestra vida no existían.

Quiero que en Navidad Los Reyes Magos sean personajes a los que admirar y que en mi árbol me sorprenda el envoltorio de los regalos y en verano madrugar para antes de la playa los dibujitos mirar y reír porque ríen porque creo que hay que reír como los payasos, que ríen porque sí.

Quiero que valga más el trueque de cartas o juguetes que cualquier billete y que ver volar los globos sea la mayor ilusión porque por mil que veas nunca son del montón.

Quiero que Peter Pan sea real y vivir en “El País de Nunca Jamás”.