viernes, 6 de febrero de 2009

REY DE REYES


El autor de esta prosa poética es Jaime Sabines, en realidad yo descubrí a este poeta hace muy poco, pero cuenta las cosas de manera que te llegan muy hondo y con una soltura envidiable:


Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos.

Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida, no tú ni yo, la vida, sea para siempre.

Ahora los científicos salen con su teoría del Big Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes.

A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho, frente al ataque de los antibiótico, ¡bacterias mutantes!

Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.

Mueve una mano y hace el mar, y mueve la otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento.

Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira. Es la tierra que cambia, y se agita y crece, cuando Dios se aleja.

Dios siempre está de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.

A mí me gusta, a mí me encanta Dios. Que Dios bendiga a Dios.


JAIME SABINES


En esta prosa no habla ni de Religión, ni de cuestiones de fe, ni de nada de eso, simplemente se centra en la figura de Dios, y eso me ha hecho reflexionar sobre Él, sobre la necesidad de creer en algo más, sobre el origen del mundo, sobre la vida, la muerte, el más allá…


Yo a veces no sé qué es más difícil, si creer que después de la muerte no hay nada o creer que una vez que me muera, habrá otra vida, la vida eterna, el paraíso o el infierno. Porque una cosa tengo clara, yo no quiero acabar en el purgatorio. No sé, en realidad lo fácil es pensar que no hay nada, naces, vives, mueres y ahí se acabó. Pero también es muy triste pensar que simplemente naces para acabar muriendo, sin un más allá, sin una esperanza, sin nada.


Yo ya no sé lo que creo, tengo una especie de crisis de fe… hay tantas cosas que no se pueden explicar por la razón y tantas cosas que se basan en cuestiones de fe, que a veces no sé que creer o en qué apoyarme.


¿Se puede crear algo de la nada, o necesitamos de un Ser Supremo (alfa y omega, principio y fin) para justificar el origen? ¿Se puede dar el milagro de la vida como por arte de magia, por un conjunto de casualidades, o somos las piezas de un engranaje perfectamente planificado por un Dios que nos ha creado a su imagen y semejanza? ¿Habrá algo más allá de la vida? ¿Más allá de la muerte?


Cuantas más preguntas me hago, menos respuestas obtengo, pero es que hay cosas que por muchas vueltas que le dé, no voy a poder resolver, no hay una única respuesta, o como dirían los agentes Mulder y Scully (Expediente X): “La verdad está ahí fuera”.

12 comentarios:

Libelula dijo...

Hola¡¡¡

Como siempre ,precioso poema y maravilloso tu gusto, pero eso es algo q yo ya sabía.

Yo le tengo un terrible miedo a la muerte...mi cerebro no quiere aceptar que algún día esto se tenga que terminar...Que si creo en Dios? A veces si a veces no...Creo en mi Dios, no en el Dios de la Iglesia,y para eso de vez en cuando...

Me cuesta creer igual que a tí, que todo se vaya a terminar aquí...y a mi gustaría morirme de viejecita, con todas mis tareas cumplidas y mi alma en paz...pero como eso no se puede elegir...


Besos de rayo de luna

tetealca dijo...

Porque es tan terrible pensar que despues de esta vida no hay nada. eso lo han aceptado ya las plantas , los animales, las cosas. nosotros razonamos, tenemos inteligencia y nos cuesta aceptarlo, pero no podemos cerrar los ojos a la realidad por mucho que nos cueste y por mucho que lo necesitemos. Somos lo que somos , seres finitos y la unica vida que vamos a disfrutar es esta por eso hay que aprovecharla.
un abrazo.

diego dijo...

Si el Dios todopoderoso y misericordioso que nos venden existiera, no permitiría que muriese un solo niño de hambre, y mueren miles. Yo creo que el concepto de Dios se lo ha inventado el hombre para explicar todo lo que la Ciencia no ha podido explicar hasta ahora. Pero la Ciencia es tenaz.

¿Otra vida más allá? Pienso como Tetealca. Pero con un matiz: la vida no deja de ser química y materia mineral más o menos organizada. El día que "cerremos el kiosco" nuestra materia pasará al suelo y del suelo será absorbida por alguna planta para darle vida. No deja de ser una forma de inmortalidad...

Muy bueno tu texto, vecino, como siempre.

Susy dijo...

Dice Diego que "Si el Dios todopoderoso y misericordioso que nos venden existiera, no permitiría que muriese un solo niño de hambre, y mueren miles".
Hombre,yo creo que Dios no debe ser culpado de los errores de los hombres.
Una vez un amigo mio que es sacerdote me preguntó ¿Como vas Susi? y le respondi ,-Bien,trabajando,Gracias a Dios y e sacerdote me respondió ¿y que tiene que ver Dios con tu trabajo? Jajaja
Con respecto a las preguntas que te haces de si Dios existe o no...bueno,yo tambien tengo una duda de Fé importante y unas veces creo y otras no.
Lo que nunca me planteo es lo que habrá despues de morir.Prefiero vivir lo que hay ahora y cuando me muera ya descubriré lo que me espera.Creo que es mas inteligente,porque si hoy pienso en lo que pasará mañana me perderé el dia de hoy y al final me habré dado cuenta de que no viví...
Besines de una asturiana en Zaragoza

Estela dijo...

Bueno.... yo en el momento que más he necesitado aliento y fuerza lo he tenido a mi lado... LLAMALE COMO QUIERAS pero DIOS siempre esta cuando los demás se van y tu te quedas solo... un beso

ZOLDAR dijo...

Libelula: me gusta que te guste, jejejeje, pero yo creo que no le tengo miedo a la muerte. No quiero morirme pero si me muero, pues nada. Bienvenido sea. :P Saludos desde "Febrero".

Tetealca: cada vez pienso más como tú, aunque no quiero decir que vaya a liarme la manta al a cabeza y a recuperar todo el tiempo que he perdido. Eso sí, mi vida de antes no la quiero. Los últimos resquicios de ella los dejé en una consulta, un martes por la tarde.

Diego: eso sí es cierto, la materia ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma. Es algo así como una reencarnación. Por cierto? alguien cree en la reencarnación? 1 Abrazo, vecino desconocido.

Susy: tu opción de vivir el ahora y no fijarte en el futuro es lo mejor, y más teniendo unas hijas como las tuyas a las que cuidar. Tiene que dar miedo pensar en el futuro, en la muerte... 1 besito campeona, y un abrazo a Jose cuando lo veas.

Estela: pues yo cuando he estado solo y he necesitado aliento, de momento no he tenido a nadie, solo a mí, que sé que soy el único que no me voy a fallar. Besitos chica mala :P (con cariño)

José Gil Llorca dijo...

Estimado Zoldar:
En parte, lo que expresa el poema es así. La Sagrada Escritura dice que Dios tiene sus delicias con los hijos de los hombres y juega con el orbe de la tierra. En cierto modo todo esto es un juego. En mi blog lo he comparado con un inmensa y complicadísima partida de ajedrez.
Yo creo firmemente que Dios existe. Que es Padre Todopoderoso. Que nos ha creado por Amor y para que seamos felices eternamente con Él en el Cielo. Que por el pecado de nuestros primeros padres perdimos la amistad y unión con Dios. Pero Él, en su inmenso amor por nosotros vino para salvarnos haciéndose Él mismo hombre sin dejar de ser Dios. Y este es Jesucristo. Que murió y resucitó y está a la derecha del Padre. Que vendrá a juzgar a vivos y muertos. Y que cada uno será juzgado por sus obras. Creo todo esto y pienso que todo ello puede apoyarse en la razón, que puedo dar razones de por qué es así. Ahora bien. La fe es un regalo. Hay que pedirla. No bastan simplemente los argumentos. Dios no se nos quiere imponer. Además, sería muy ingenuo por nuestra parte pretender juzgar por qué hace Dios esto así y no de otra forma. Sería como pretender que Dios estuviera a nuestro nivel. Muchas veces quien rechaza a Dios lo que rechaza es la pobre y ridícula imagen que se hace de Él. Dios supera totalmente nuestro entendimiento y nuestra forma de pensar.
Pero un mundo sin Dios, creo que sería un mundo en el que el ser humano estaría solo, perdido, abandonado. Un mundo sin Dios sería un mundo en el que la vida no tendría sentido, daría igual hacer el bien o el mal. Ya lo dijo Doctoiesky: "Si Dios no existe, todo me está permitido".
Sí, yo creo que Dios existe. Y que se deja encontrar por aquellos que le buscan con sincero corazón.

Un saludo afectuoso.

Funcionario's blog dijo...

¿Qué somos? y ¿Qué hacemos aquí? son las dos únicas preguntas que es necesario responder para que las demás puedan ser respondidas.

Parecen fáciles de responder, pero muy difícil demostrar que la respuesta dada pueda ser cierta.

Por aquí algo sobre las religiones...

jordicine dijo...

Tienes toda la razón. Es un texto muy visual. Entra todo desde el momento en el que empiezas a leer. M eha gustado. Un abrazo.

Ender dijo...

A mi la muerte en sí no me da miedo, me da miedo enfrentarme a un sufrimiento insoportable, me da miedo morir con mucho dolor, y me da miedo irme sin haber hecho todo lo que me gustaría hacer.

No creo, Diego, que Dios tenga nada que ver con los errores y actos deliberados que comete el hombre, el libre albedrío, es eso, libre albedrío.

O somos libres, o no y esos actos por los que mueren niños, es fruto de la injusticia humana, nada más.

Yo sí creo que hay algo tras la muerte, aunque no sé bien que será, pero eso le dará emoción al momento :D

Isi dijo...

Yo siempre he pensado que después de la muerte no hay nada y nunca me había parecido excesivamente duro pensar así.

Pero un día, se murió mi abuela y sin darme cuenta pensé en que allí se encontraría con mi abuelo, después de tantísimos años...eso me reconfortó mucho y me hizo pasar el dolor un pelín mejor. Al darme cuenta de lo que estaba pensando sentí que a lo mejor sí que creo en "algo" y sentí que creer te da mejor calidad de vida.

Un besote.

Lourdes dijo...

Yo estoy con tetealca y con diego, que no sirva de precedente :D.

Ya sé que es un tema serio, respeto la opinión de todos.

En el mejor de los casos existen las mismas probabilidades de que exista o de que no exista. Es imposible saberlo a ciencia cierta.