sábado, 22 de noviembre de 2008

CELOS


Yo, que tantas cosas he dejado pasar, que mantengo mi ingenuidad intacta en tantos aspectos de la vida, que me he perdido cientos y cientos de cosas y ninguna de ellas las he echado de menos, me encuentro con que ahora, te echo de menos a ti.

¿Quién me lo iba a decir? Yo, que presumía de pasar de todo, de pasar del mundo y de no necesitar el cariño ni el apoyo de los demás, celoso de algo que nunca he tenido, de algo que desde el primer momento sabía que no iba a tener, porque tú (seamos claros) no eres para mí, nunca lo has sido y nunca lo serás. Aún sabiendo todo eso, resulta que ahora me encuentro celoso de las caricias de otros, de los abrazos de otros, de tus líos, de tus rollos… de todo lo que tiene que ver contigo.

Pero claro, ¿cómo podrías tú saber que yo hubiera sido capaz de beberme los mares por ti? De dejar de ser quien soy para ser parte de otra cosa, de cambiar, de aprender a no pensar y dejarme llevar, porque eso es lo que tendría que haber hecho en muchas ocasiones, dejarme llevar por ti, mi perro lazarillo, la única persona que podría haberme sacado del laberinto sin necesidad de mis alas de cera.

No sé qué decir… no te puedo reprochar nada, porque todo nació de mí, y ahí se quedó, en mí para siempre, en vez de gritarlo a los cuatro vientos lo guardé cada vez más hondo hasta que yo mismo no supe dónde buscarlo.

Dime, ¿qué me has hecho? ¿dónde me has dejado? Llévame de vuelta a casa, no quiero seguir jugando a esto; al principio era divertido, pero ahora… duele.

4 comentarios:

jordicine dijo...

Claro que duele. No saber es malo. Un beso. Ánimos.

tetealca dijo...

Siempre se puede volver a intentarlo, volver a empezar de nuevo. Y si se llega a la conclusión de que es imposible, pues, volver a intentarlo de nuevo. No hay nada imposible cuando hay amor y se quiere a alguien.
Un abrazo.

mar dijo...

A veces nos damos cuenta de cuan es importante una persona para nosotros cuando no la tenemos...
Aunque es bonito escuchar las palabras..quizas podrias decirlo lo mucho que la echas de menos..mejor no guardarse nada.
Un besito y una estrella.
Mar

Opositora dijo...

Ya aprendiste para una próxima musa.