jueves, 6 de noviembre de 2008

ENCRUCIJADA


Te echo de menos, aquí, ahora, con cualquier ruido que escucho giro la cabeza pensando que eres tú, que has vuelto, que no te has ido, que todo fue un estúpido sueño, una puta pesadilla, pero no es así. ¿Dónde te has metido? Dame una señal, dime que sigues bien, que aunque sea en la distancia te sigues acordando de mí, de mis vicios, de mis manías…

Aún recuerdo todas aquellas noches en que ninguno de los dos queríamos ir a dormir, nos quedábamos tirados en el sofá, hablando sobre ti y sobre mí, con la tele de fondo, como excusa, porque ambos sabíamos que no veríamos la tele. Y ahora… todo ha cambiado, tú ya no estás, no te veo, no te oigo, no te huelo, eso sí que lo recuerdo, tus perfumes, tus colonias, tu olor a…ti.

Y tú estarás ahí, seguro que con una buena vida, con un buen trabajo, con dinero y esperando aclarar tus ideas… y ahora, ¿dónde han quedado todos nuestros buenos momentos? Es una lástima no poder dominar el tiempo a mi favor, no poder echar marcha atrás y volver a vivir todo aquello que merecía la pena, aquellos buenos ratos y aquellos no tan buenos (que se me antojan los menos).

Mientras tanto yo sigo aquí, cuando quieras te invito a mi vida, es algo así como una mierda de callejón sin salida, si sigo hacia delante, sólo veo un muro, muy alto, muy muy alto, que no tiene fin, aunque siempre puedo volver hacia atrás, pero si me doy la vuelta la opción no es mucho mejor, simplemente vuelvo a ver la misma calle, la misma gente, el mismo rollo de vida.

No sé qué hacer… no sé trepar, se te olvidó enseñarme, tú eras quien trepaba, yo simplemente era el que te animaba a seguir subiendo, siempre subiendo… el problema es que ahora estás tan arriba… y yo me veo tan pequeño… soy como una hormiga bajo los pies del elefante.

P.D. Sólo espero que al menos me devuelvas los cristales de mi vida que guardas en tus bolsillos rotos.

2 comentarios:

tetealca dijo...

Muchas veces la mejor opción puede que sea esperar agazapado y atento un nuevo momento para atraparlo y no dejarlo escapar, poniendo especial interés en no cometer los mismos fallos que en otro tiempo cometimos.

Me ha gustado, da que pensar.
Un saludo.

Opositora dijo...

Déjame decirte que en este post, tu prosa es sensacional, podrias hacerla canción, se siente ya con sólo leerla, casi no puedo imaginas como seria escucharla.

Te entiendo, yo a veces me siento así de pequeña, intenta trepar solo, te harás más fuerte sin que te ayuden.