jueves, 11 de diciembre de 2008

ALTER EGO


A veces ni siquiera yo sé quien soy, unas veces soy el chico tímido e introvertido que nunca sabe qué decir, que nunca se atreve a hacer nada interesante y que se pasa las horas muertas frente al ordenador o frente a un libro. Otras veces soy un tío simpático y agradable al que le gusta bromear con la gente y “probar” su paciencia hasta límites insospechados…Incluso puedo ser un tipo borde e intransigente que no da su brazo a torcer y que se deja llevar por el ímpetu del momento.

¿Quién soy yo? ¿Quién quiero llegar a ser? Estas preguntas me las hago a menudo y a lo más que he llegado es a un “monólogo-diálogo” entre todas y cada una de las partes de mi “yo”, entre todas mis “personalidades”. Sé que suena a “paja mental” y posiblemente lo sea, pero es lo que hoy (y ahora) me apetece compartir:

Cobarde, miedoso, preocupado, asustadizo, interesado, BORDE, estúpido, cortante, inocente, ingenuo, débil, frágil, amigo de mis amigos, perseverante, sensible, triste, AMBIGUO… así soy yo, ¿y qué? ¿te molesta? Pues lo siento, pero ni tú ni nadie va a conseguir que yo cambie, porque TODO ESO ES LO QUE SOY, todo eso es lo que hace de mí una persona especial, quizás tú no lo veas, pero yo soy especial (ni mejor ni peor que tú, simplemente diferente).

Ya no quiero que lo entiendas, sólo quiero que me aceptes, que aceptes lo que ves, lo que soy, sin intentar cambiarme, porque NO QUIERO CAMBIAR. Me ha costado mucho llegar a esta conclusión pero acabo de decidir que prefiero morir siendo yo, antes que vivir siendo otra persona o un reflejo descafeinado de mí mismo.

Se acabó mi autocompasión, se acabó la buena cara para todo el mundo cuando en realidad lo que se merecen es que les digan cuatro verdades bien dichas a la cara… Estoy harto de tanta palabrería, de tantos amigos que dicen estar a tu lado para “apoyarte siempre” y huyen a la primera de cambio cuando más los necesitas “¿dónde estáis? ¿dónde os habéis metido? Ya me cansé de jugar al escondite. Si estáis ahí, SALID, me rindo, ya no busco más”.

Estoy cansado de que todos crean saber lo que me hace falta, de que todos “sepan” lo que necesito y hablen de mí sin molestarse en conocerme, sin haber hablado conmigo o simplemente sin haberme escuchado más de cinco minutos. ¿Eso son amigos? No, perdona, amigos así también los puedo encontrar en el todo a 100, y no los quiero, si los quieres tú, ahí los tienes, te los regalo ahora que llega la Navidad.

Lo siento pero me aburrí de pedir perdón simplemente por el hecho de vivir, no sé ser de otra manera, ayúdame a quererme (y a quererte) o déjame tirado en cualquier cuneta, porque yo me quedo aquí, no quiero seguir viviendo otras vidas, quiero recuperar la mía, quiero empezar de cero y olvidar los prejuicios y los pensamientos negativos que tanto daño me han hecho.

Y ahora, vete, desaparece, esfúmate, déjame en paz, déjame vivir y devuélveme la vida que llevas 26 años viviendo por mí.


P.D.: J.M.R.A. Gracias por enseñarme que a veces las cosas que yo veo negras, en realidad sólo son gris oscuro.

10 comentarios:

jordicine dijo...

Hay que aceptar a las personas como son. No hacerlo denota egoismo, según lo veo yo. Uno cambia si lo cree necesario, no porque se lo pida alguien. Buena reflexión. Un saludo.

Sonia Alonso Pérez dijo...

Yo también estoy cansada de dedicar tiempo a gente que no vale la pena, y se lo dedicamos pensando en ellos, no en nosotros mismos, Por eso yo también a partir de ahora, no pierdo los minutos ni los segundos ni las horas en gente que no se lo merece. Los que de verdad te quieren siempre estarán ahí.

Un beso

tetealca dijo...

Al final de todos ellos serás quien tu quieras ser, por el que tu apuestes, y solo tu. Porque en todos está tu ser.
¿cual quieres afianzar?.
Me encanta esta nueva persona que se vislumbra entre las sombras, ojala lo pueda conocer y saludar.
Un abrazo.

Estela dijo...

Cobarde, miedoso, preocupado, asustadizo, interesado, BORDE, estúpido, cortante, inocente, ingenuo, débil, frágil, amigo de mis amigos, perseverante, sensible, triste, AMBIGUO… así soy yo.... (^.^) ¿genial no? ala pues un super beso para un super chico MUAK..... ;)

diego erice dijo...

Entre todos los calificativos que te auto-adjudicas me quedo con uno: sensible. Me gusta la gente especial, diferente, rara, los que van a contracorriente. Son ellos los que hacen que siga creyendo en esa cosa llamada "Homo sapiens". Muy buena la foto, Zoldar ¿eres tú?

ZOLDAR dijo...

Jordi: gracias, yo tamabién creo que si alguien cambia es porque lo cree necesario, no por obligación.

Sonia: me tienes a tus pies (aunque te huelan) jejejeje.

Tetealca: Como dice un amigo mio... "Con paciencia y con saliba, el elefante se la metió a la hormiga". jejejeje, poco a poco Mr. Tete.

Estela: Me has ruborizado, ¿yo un super chico? jajaja, qué va, soy del montón (pero del montón de abajo). Pero bueno, gracias por visitarme y premiarme con tus comentarios.

Diego Erice: Pues si dices que te gusta la gente diferente, seguro que te gusto, jejejeje, porque soy tan normal, que parezco raro. Por cierto, la foto no soy yo, pero me paso las horas muertas buscando en Internet una foto que se ajuste al tema y al estilo de cada entrada (y si puede ser en blanco y negro, mejor que mejor). Gracias por entrar.

jose carlos dijo...

No hay nada tan terrible en el mundo pero a veces parece que nuestra existencia no tiene sentido y nos preguntamos para que estamos aquí pero en realidad hay que vivir la vida que es maravillosa. Un saludo.

mar dijo...

Ssbes si hay algo que odio es que intenten cambiarme, cada uno es lo que es, y en su interior esta su esencia esa que elaboramos a lo largo de la vida y que algunos veran como una suave brisa y otros en cambio..como una tempestad.Pero en definitva, es....nuestra esencia.
Un apunte...no cambies
Un besito y una estrella.
Mar

José Gil Llorca dijo...

Estimado Zoldar:
Hay algo que has dicho en tu escrito que me parece muy importante: saber quién queremos llegar a ser. Nuestra vida no está escrita en ningún sitio. La hacemos con nuestros actos. Yo creo que hay alguien que nos llama a ser lo mejor que podemos ser. Ese que nos ha dado la existencia y que conoce mejor que nadie cual es la plenitud a la que aspira nuestro ser. Pero que no quiere imponernos nada porque nos ha hecho libres para que seamos nosotros los que decidamos ser plenamente aquello a lo que Él nos llama.
Y eso supone, muchas veces, renunciar a nosotros mismos para poder ser de verdad nosotros mismos. No es una contradicción. Cuando obramos mal no somos nosotros mismos. Nuestro verdadero ser, nuestro verdadero yo, busca, anhela, desea lo bueno, lo bello, lo valioso. Lo que sucede es que somos débiles, y muchas veces estamos confundidos.
Un saludo.

Estela dijo...

SENSIBLE (^.^) que maravilloso saber que un hombre como tu pueda reconocer ese sentimiento... me quito el sombrero ante ti... un beso niño bueno muak...